¿Qué es el potasio?

El potasio, que se representa por el símbolo químico K+, es un mineral con carga eléctrica (electrolito) esencial para el funcionamiento correcto de todas las células, músculos, tejidos y órganos del cuerpo.

Una de las funciones del potasio más importantes es el mantenimiento de la frecuencia cardiaca, así como la contracción de los músculos y la transmisión de los impulsos nerviosos.

Sin embargo, el rango en que nuestro organismo debe mantener los niveles de potasio en sangre es estrecho. En ese sentido, una concentración de potasio demasiada baja (hipopotasemia) o, por el contrario, demasiada alta (hiperpotasemia) puede ocasionar una serie de acontecimientos graves.

¿En qué consiste la hiperpotasemia?

Las alteraciones del metabolismo del potasio se encuentran entre las más frecuentes en la práctica clínica.

No obstante, la hiperpotasemia es la más grave, porque puede provocar arritmias ventriculares fatales en cuestión de minutos e incluso un paro cardíaco.

Estos niveles altos de potasio en sangre pueden darse cuando, por distintas causas, se produce un aumento de la concentración de este mineral en el organismo superior al normal. Es decir, por encima de 5,0 mEg/L.

¿Qué significa tener alto el potasio?

La personas obtenemos el potasio que nuestro cuerpo necesita a través de la alimentación.

De este modo, las principales fuentes de potasio en la dieta incluyen: frutas como las naranjas, las uvas, las moras, los plátanos, los kiwis, los aguacates, las nectarinas, los mangos, las papayas, las ciruelas o las granadas; vegetales como las coles de Bruselas, las zanahorias, las patatas, las espinacas, la calabaza, los tomates, las judías o las legumbres; y otros alimentos como la leche, el yogurt, las nueces o las semillas.

Gracias a los riñones, nuestro organismo es capaz de mantener el nivel correcto de potasio en sangre igualando la cantidad que se ingiere con la cantidad que se elimina, en su mayor parte por la orina. Otra pequeña parte del potasio también se pierde a través del tubo digestivo y del sudor.

Sin embargo, cuando los riñones no funcionan correctamente – por ejemplo, si presenta enfermedad renal crónica – estos no pueden eliminar el potasio sobrante presente en la sangre y es entonces cuando aparecen los síntomas de hiperpotasemia.

Además, existen algunos medicamentos y ciertos trastornos que pueden aumentar los niveles de este mineral en sangre.

Por lo general, el tratamiento de la hiperpotasemia consiste en una dieta para bajar el potasio que, en la mayoría de los casos, suele ir acompañada de una medicación específica para el control de esta alteración metabólica.

TwitterFacebookWhatsAppLinkedInEmail
Anterior
Siguiente