¿Qué pasa si decido “no hacer” nada? – Vifor Pharma colabora en el encuentro de expertos para estudiar las recomendaciones de las sociedades médicas y científicas para “No Hacer”.

Publicado el 22/05/2018
¿Qué pasa si decido “no hacer” nada? - Vifor Pharma colabora en el encuentro de expertos para estudiar las recomendaciones de las sociedades médicas y científicas para “No Hacer”.

San Sebastián, 15 de Marzo de 2018

Con la meta de caminar desde el actual paradigma de “hacer bien lo que se hace” hacia el “hacer lo que se debe hacer”, en la jornada-taller celebrada en San Sebastián, auspiciada por la Fundación Española de Calidad Asistencial (FECA) y la Asociación Vasca para la Calidad asistencial (AVCA/AKEB), con la colaboración de Vifor Pharma, se ha planteado el objetivo de la aplicabilidad de las recomendaciones “Right Care/no hacer”, que las sociedades médicas y científicas proponen en las actuaciones sanitarias.

El “cuanto antes mejor, cuanto más mejor” ha calado tanto en la población que ahora resulta difícil hacer ver que la sobreactuación en salud, la desmedida implementación de pruebas y excesiva prevención secundaria pueden llevar al sobrediagnóstico que derive en intervenciones o tratamientos que, en el mejor de los casos, serán placebos, cuando no perjudiciales para la salud

La primera constatación de los participantes en la jornada fue que muchos practican el Right Care sin saberlo, por lo que las pautas propuestas pueden dar un fructífero “no hacer”.

Según palabras del doctor Jordi Varela, consultor especializado en Right Care y Gestión Clínica, “Quizá traducir Right Care como “no hacer” no sea lo más adecuado, porque da

una idea algo limitada del concepto, pero es la que ha triunfado para denominar a la atención sanitaria que aporta más beneficio que efectos no deseados, refiriéndose a cómo lo presentó hace un año la revista médica The Lancet a nivel mundial. “Es más acertado entenderlo como la atención sanitaria que toma en consideración las circunstancias de cada paciente, sus valores y maneras de ver las cosas, que además se sustenta en la mejora demostrable, tanto por los datos epidemiológicos recogidos como por los estudios coste-efectividad”. En cualquier caso, está dando paso a una nueva dimensión de la medida de la calidad en la asistencia sanitaria.

Francesc Moreu, gestor sanitario expuso que “desde un punto de vista empresarial es conveniente deslindar el negocio y la empresa; la empresa en este caso es el lugar que controlan los gobiernos; pero el negocio, la práctica sanitaria, lo gestionan los profesionales”. Entrar en un hospital es ver una pirámide de departamentos, de gestión administrativa, de dispensarios, de médicos y enfermeras que se comunican por órdenes protocolarias, ¿es esto lo que interesa al paciente?, ¿aporta valor a su salud? Cuando se analizan los resultados del servicio de salud, ¿es esto lo que se mide?, ¿podría evolucionarse hacia otro modelo de medida de resultados en salud?”, se preguntan los expertos que ven en el concepto Right Care un paradigma diferente para analizar los resultados en salud.

Por su parte, el Dr. Javier García Alegría, coordinador de la iniciativa “Compromiso por la Calidad de las Sociedades Científicas resaltó que “cambiar la práctica médica es difícil porque la toma de decisiones clínicas no suele ser un procedimiento reflexivo, sino algo automático”.

Se trata de realizar actuaciones médicas como una decisión compartida. “Escuchar, comprender y compartir es la receta para aumentar la adherencia”, enfatiza el Eduardo García Pascual, de la Federación Española de Anestesiología- FEA, miembro del Servicio de Anestesiología y Reanimación en la OSI de Barrualde – Galdakao, del Hospital de Galdakao-Usansolo.

Como ejemplo, es de resaltar la experiencia de qué no hacer en Hemoterapia en el Hospital de

Galdakao que presentó el Dr. García Pascual. La sangre es un bien preciado por escaso y porque no

se puede fabricar ni comprar (al menos aquí), por lo que su uso debe ser el adecuado.

“Implementamos un programa de ahorro de sangre que redujo enormemente la transfusión, lo que indujo una reducción de la estancia media, de la morbimortalidad y una disminución ostensible de costes”.

Accede a la noticia

TwitterFacebookWhatsAppLinkedInEmail
Anterior
Te podría interesar: